Cuba: Isla Famosa

Un espacio para exponer mis ideas y reflexiones sobre Cuba y su gente


Existen textos tan elocuentes, que en pocas palabras alegan un sinnúmero  de mensajes.

Así queda eternizado en ellas el talento de hombres que, quizás sin proponérselo, salieron para siempre del anonimato.

Tal es el caso de Augusto Monterroso, ese ingenioso escritor latinoamericano que logró hacerlo con solo siete vocablos, a través de su minicuento “El Dinosaurio”:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 20, 2011 por en Retornos necesarios.

Mis temas

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: